Para ser feliz, lo primero que tienes que hacer es enamorarte de tu trabajo

La hermana Mary Lauretta decía, para ser feliz, lo primero que tienes que hacer es enamorarte de tu trabajo. Nada se hace mejor que cuando nos ocupamos de lo que nos gusta. Pues cuando se hace lo que a uno le gusta, podemos pasar horas practicando y perfeccionado.




Además sentimos que el día es maravilloso, no nos cansamos, mas bien sentimos que nos llenamos de energía. Es la mejor forma de vibrar en el bienestar y hacerse de él.

Como enamorarte de tu trabajo

===>>>

No es fácil trabajar en lo que amamos, pero podemos encontrar, en lo que hacemos, una chispa que nos de una luz de amor. Malos jefes, ambientes pésimos, sueldos malos, es cosa de todos los días para muchas personas, y alguna vez nos ha tocado.

Renunciar y no siempre es la mejor opción. Hay que ser prácticos, pues ser muy apasionados puede traernos mas problemas. Lo que llamamos pasión puede ser un simple berrinche de inmadurez. Pues cada trabajo tiene ventajas y desventajas e incluso, aunque te fascine tu trabajo, hay días buenos y malos. Somos muy humanos.

1.- Para enamorarte de tu trabajo cambia tu forma de pensar

===>>>

Toda trasformación requiere un cambio de chip, todo nuevo desde los fundamentos.

Tu día comienza en el momento que te acuestas a descansar, con qué pensamientos lo haces, a que hora, con qué emociones. Así te despiertas, y tu primera carga de energía influirá todo tu día. Sabemos que nadie puede hacernos sentir mal sin nuestro consentimiento, pero la energía que cargamos previamente nos gana, reaccionamos con esa vibración.

Tu puedes controlar que se arruine o no tu día, que las personas con las que te topas resulten agradables o no. Simplemente cultiva el buen habito de recargarte desde la noche anterior, de buena energía. Alimentos saludables, evita los chismes y noticias negativas, etc.

Para enamorarte de lo que haces en tu trabajo, se objetivo, aléjate de la negatividad. Haz una lista de todas las personas con las que te relacionas, rescata lo favorable de ellos. Ajusta tu actitud hacia ese lado positivo. Agradecerás mucho haber tomado esa decisión practica por tu amor propio.

2.- En tu trabajo no hay nada mejor que sentirse como en tu casa

===>>>

2 enamorarte de tu trabajo

No siempre te van asignar un lugar de trabajo agradable, pero nadie te ata, puedes transformarlo. Si tienes que pedir autorización, hazlo de la mejor manera. Tu éxito depende de una previa trasformación en ti mismo. Pequeños cambios hacen una gran diferencia, por ejemplo un cuadro, una pequeña maceta.

Puedes rodearte de cosas familiares pequeñas que amas. Puedes convertir tu lugar de trabajo, como en tu hogar, en un lugar agradable. Colores como verde pálido o azul que inspiran felicidad serena. Busca tu propio orden.

3.- Siempre ten en cuenta que para trabajar entusiasmado debe tener pequeños descansos

La monja Mary Lauretta decía: para ser feliz, lo primero que tienes que hacer es enamorarte de tu trabajo. Es decir, es nuestra responsabilidad, desde nuestros pequeños pensamientos y emociones. Nadie lo va hacer por nosotros, no se puede. Sentir bienestar o felicidad es un proceso intimo, donde nadie tiene acceso.

Hay que descansar bien para tener mas vitalidad durante el trabajo. Incluso pequeños descansos durante las horas laborales ayudan. De esta forma el trabajo dejara de ser pesado, lo amaras.

4.- Trabaja para satisfacer tus necesidades básica, no vivas para trabajar

El éxito profesional es importante, pero es éxito solo si haces lo que te apasiona. Entonces el trabajo no parece trabajo, es parte de tu vida. Pero entendamos el éxito como felicidad no solo laboral, sino personal y familiar. Es difícil sentirse plenamente exitosos en el trabajo cuando hay carencias emocionales en la familia.

Si aun no tiene la fortuna de hacer lo que verdaderamente amas, no permitas que tu trabajo te consuma. Tu vida es las relaciones que construyes, no tu trabajo. Tu vida familiar, tiempo de calidad con ellos, los amigos, son mas importantes que un trabajo.

Por eso, una forma como enamorarte de tu trabajo es responsabilizarte por ser proactivo. Vive esas grandes emociones de la vida los fines de semana, lleva tu trabajo de la mejor manera. El trabajo no es lo que eres, así que aprende a desconectarte. Separar tu tiempo personal, ten mas citas con la familia y los amigos, regálate algún curso de superación personal o algo que te gustaría aprender.

Imagen por Jon Grainger, Jerry

También te podría gustar...